Para qué sirve una web

Una página web es un canal de comunicación entre nuestra organización y el resto del mundo. A través de ella, ofrecemos información a nuestro público objetivo, además de ofrecerle la posibilidad de que se comunique con nosotros. Esta comunicación en ambos sentidos no es obligatoria pero es precisamente lo que diferencia Internet del resto de medios, y lo que lo convierte en una herramienta tan poderosa.

Internet ha revolucionado la forma de comunicarse entre las personas. Sus características lo convierten en la mejor herramienta para que las personas se comuniquen entre sí como nunca antes había sido posible, lo cual ha provocado profundos cambios en la sociedad y también en los negocios.

                                                               

Hoy en día, todas las empresas medianas y grandes tienen presencia en Internet, debido a que han tomado consciencia de la enorme importancia que va cobrando esta tecnología a medida que aumenta su uso. El no utilizar internet como canal de comunicación implica que buena parte de nuestros clientes (aquellos que también son internautas) no podrán obtener información ni comunicarse con nosotros a través de su medio natural, lo que provocará que estos clientes busquen empresas alternativas con las que sí pueden comunicarse y de las que pueden obtener información a través de internet.

Para las pequeñas empresas y los negocios locales, la situación hoy en día es muy similar, gracias a que Internet es utilizado por cada vez más personas (más de 18,6 millones de españoles entre 16 y 74 años navegan por Internet diariamente) y en más dispositivos (teléfonos inteligentes, tabletas) lo cual implica que, aunque nuestro público objetivo sea local, sigue siendo conveniente disponer de un mínimo de presencia en Internet, ya que es muy probable que muchos de nuestros clientes también lo utilicen.

                                                  

Nuestra página web se convertirá, en un futuro no muy lejano, en el canal principal de comunicación con nuestros clientes, a través del cual realizaremos la mayoría de ventas e interacciones. También se convertirá en el escaparate principal de nuestro negocio, donde nuestro público objetivo podrá informarse de nuestros productos y servicios de forma rápida y sencilla, mejorando así nuestra competitividad y la satisfacción de nuestros clientes.